lunes, 23 de noviembre de 2009

Financiamiento - Endeudamiento PUCV

Compañeras y compañeros durante el último Consejo de Presidentes se aprobó unánimemente la propuesta de congelamiento de aranceles y eliminación de la matricula para los tres primeros quintiles. Junto a ello se formó una mesa de trabajo integrada por las carreras de Ingeniería en Ejecución Informática, Ingeniería Mecánica y Trabajo Social que en conjunto con los dos Consejeros Superiores y un representante de la Mesa Ejecutiva de la FEPUCV formularan la propuesta político-técnica a presentar a la Universidad.

En aquella mesa de trabajo se discuten temas como el financiamiento de la educación superior en Chile, el presupuesto de la PUCV, la política arancelaria, el alza sostenida de los aranceles, el porque de las matriculas y adonde van a parar aquellos fondos, la cantidad de fondos recibidos por becas y créditos, y cuanto se gasto y se debe del Campus Curauma. De lo que se resuelva en aquella mesa se lleva la propuesta al Consejo Superior en donde se toma la resolución final fijándose con ello el presupuesto 2010 de la PUCV.

Esta vez los indicadores económicos como el PIB, el IPC y el precio del dólar (tomados en años anteriores para fijar los aranceles y por consecuencia las matriculas) nos dan a entender que no debiera existir un alza de aranceles para la cohorte 2010. Por otro lado para los cursos superiores no debe existir alza de aranceles ya que según acuerdo del año 2000 y ratificado desde entonces, se estima bajo el criterio del IPC acumulado y como en este caso se estima en -1,2 % o se congelan o se rebajan de acuerdo al porcentaje señalado.

Más importante que aquello nos parece comprender cual es la forma de establecer los aranceles y que indicadores se toman en cuenta (¿existe algún polinomio fijo que se aplique año a año?). Indicadores como la tasa de desempleo en un contexto de crisis económica debieran ser incluidos, o bien se podría incluir la variación del ingreso promedio familiar PUCV? La transparencia en las finanzas de la universidad es fundamental y con ello va acompañado el conocimiento de la comunidad universitaria de la distribución de los recursos de la PUCV.

Debemos dar una reflexión constante a elementos cotidianos como el porque a los estudiantes de primer año se les cobra la matricula completa y lo que esto significa, comprender también los motivos históricos que fundamentan la existencia (o no) de matricula (o “derecho de inscripción” como le llaman - curioso nombre).

En estos días se lleva a cabo el proceso de condonación de prestamos de matriculas y es sorprendente la cantidad de estudiantes que ven en la matricula un impedimento para continuar con sus estudios.
Cobros como la matricula (cercanos al sueldo mínimo en el caso de los estudiantes de primer año) se hacen insostenibles e incomprensibles para las familias de los estudiantes de situación socioeconómica más comprometida de nuestra universidad. Sumado a esto esta el aumento del 9% que registro entre los años 2008 a 2009.

Ante este contexto que solución da la PUCV a esto? Otorga un préstamo administrado por la FEPUCV (que como préstamo que es, debe ser devuelto para cancelar la próxima matricula), tamben da la posibilidad de condonación de la deuda adquirida con montos mucho menores a lo que los estudiantes realmente necesitan (21 millones este semestre v/s 68 millones requeridos por los estudiantes).

Las políticas de autofinanciamiento (brecha entre arancel de referencia v/s arancel real) sumado al bajo aporte fiscal a la Educación Superior (1,8% corresponde al gasto privado y 0,3% al gasto fiscal, sumando un magro 2,1% del PIB) han llevado a las universidades chilenas a una situación de presión que se traduce en sus respectivas comunidades universitarias (externalización de servicios, alzas de arancel, endeudamiento de las familias). Sobre este crudo diagnostico, la PUCV debe hacer patente su rol social, y proveer de oportunidades a los sectores más vulnerables de nuestra comunidad, en ello las políticas de becas de arancel y crédito solidario se han mostrado insuficientes y han llevado al endeudamiento masivo de los estudiantes, por lo demás aquellas políticas no significan una solución de fondo al problema que significa el autofinanciamiento.

Creemos firmemente que la universidad debe trazar un camino que responda a las necesidades de la comunidad universitaria y que de solución definitiva al problema del autofinanciamiento y la crisis de la educación pública, para que así la educación vuelva a ser entendida como un derecho y no un privilegio.

Por otro lado como estudiantes no debemos quedarnos impávidos esperando una solución que llegue del cielo (eso demostraría que tenemos el asistencialismo muy metido en nuestras mentes). Debemos ser concientes y críticos de nuestra posición en esta historia y actuar acorde a ello, abrir las puertas al dialogo con la comunidad, formando puentes para exigir que este sea un tema sobre el cual se debata, y sobre el cual tengamos un peso resolutivo.

Ejemplos como el reciente congelamiento de arancel y la rebaja de las matriculas en la Universidad de Concepción, nos dicen que no estamos solos en este camino, y por sobre todo nos entregan un mensaje claro y directo: SE PUEDE (y que no nos vengan con mentiras!)

Aquiles Hernández – Presidente CEE de Trabajo Social PUCV